'בית הקלפים': Worldline יכול להיות כשיר לקרב מיזוגים ורכישות לאחר הרזיה

lineamundial

La retirada estratégica puede conducir a un mejor ataque. Worldline, una empresa de pagos de 26.000 millones de dólares que cotiza en París, está considerando vender su unidad de hardware.La venta aumentaría tanto sus acciones como el cofre de guerra de fusiones y adquisiciones del presidente ejecutivo Gilles Grapinet. Esto lo ayudaría a luchar contra el rival italiano Nexi.

Worldline ha disfrutado de los beneficios de la pandemia. Ayuda a los bancos y comerciantes a procesar pagos sin efectivo. Cuando llegaron los bloqueos, la demanda de los consumidores cayó. Sin embargo, el porcentaje de transacciones con tarjeta de las que la empresa obtiene recortes creció a medida que los clientes abandonaron el papel y las monedas.



Este alejamiento acelerado del efectivo también aumentará la competencia por la escala en el llamado mercado Playtech de Europa. Nexi, que cotiza en Milán, compró el grupo nórdico Nets de la Bolsa de Valores de Milán y adquirió a su par Sia. Worldline compró Ingenico por 8 millones de euros. Los bancos regionales pueden vender más unidades de pago a jugadores más grandes como la adquisición de Worldline, que fue anunciada el martes por el prestamista sueco Handelsbanken. Grapinet debería echar un segundo vistazo a su división de terminales, que crece más lentamente y ofrece dispositivos para pagos con tarjeta en comercios.

Los pronósticos de UBS sugieren que un comprador, como un grupo de capital privado, pagaría 11 veces el EBITDA ajustado de este año. La unidad de terminales podría valer 4.500 millones de euros. UBS estima que el negocio principal de pagos de Worldline podría valorarse en 26.000 millones de euros si se coloca en el mismo múltiplo de EBITDA adelantado de su rival Nexi, así como su unidad de servicios financieros, lo que daría a la empresa principal de pagos de Worldline un múltiplo de 31 veces. Agregue 2.900 millones de euros de deuda neta a Worldline, más el efectivo de la venta de terminales, y Worldline debería tener un capital por valor de 28.000 millones de euros. Esto es casi una cuarta parte de su capitalización de mercado actual.

En la búsqueda de nuevos objetivos, la eliminación podría ser útil. Según datos de Refinitiv, la deuda neta de Worldline asciende a 2,3 veces el EBITDA adelantado. Esto limita su capacidad para realizar grandes adquisiciones. El grupo francés podría ser más capaz de defender la deuda de Nexi, que es casi tres veces el EBITDA anticipado. La acción de Worldline sería más atractiva si pudiera deshacerse del negocio de terminales.

Grapinet completará la revisión de su unidad de terminales antes de que finalice este año. Grapinet no debería esperar ya que la negociación en este sector se está acelerando.